http://www.pongamosquehablodemadrid.com/wp-content/uploads/2016/08/templo-de-debod-montana-principe-pio-madrid-vista-nocturna.jpg

Templo de Debod | Moncloa-Aravaca | Madrid

Instalación del Templo de Debod en el parque del Cuartel de la Montaña | Madrid | 1970

Instalación del Templo de Debod en el parque del Cuartel de la Montaña | Madrid | 1970

Situado a pocos metros de la plaza de España, en el distrito madrileño de Moncloa-Aravaca, el Templo de Debod, reconstruido, rehabilitado y abierto al público entre 1970 y 1972, es el edificio más antiguo de la ciudad de Madrid y constituye uno de los pocos testimonios arquitectónicos egipcios que pueden verse completos fuera de Egipto y, desde luego, el único existente en España.

El templo de la ciudad del templo

En el Reino Nuevo del Antiguo Egipto existió un pequeño santuario dedicado a Amón. Quizás a este monumento, del que solo nos han llegado 2 fragmentos con el nombre del faraón Seti II, se deba el nombre de la villa: ‘Ta Hut’, la ciudad del templo, del que derivó el actual nombre de Debod. Estaba en la frontera norte de la Baja Nubia, a muy pocos kilómetros de la Primera Catarata del Nilo y de los santuarios de la isla de Filé.

Templo de Debod | Egipto | Recreación de la decoración de las paredes

Templo de Debod | Egipto | Recreación de la decoración de las paredes

Sobre los restos de ese antiguo santuario, el rey Adijalamani de Meroe construyó, a principios del siglo II antes de Cristo, una pequeña capilla dedicada a los dioses Amón de Debod e Isis de Filé. La capilla construida por Adijalamani constituye el núcleo original del templo de Debod. La capilla presentaba un aspecto muy distinto al actual, ya que sus paredes y techo estaban pintados. Los restos de color se perdieron definitivamente en el siglo XX tras su larga inmersión bajo las aguas del lago de Asuán. En sus paredes, decoradas con escenas, se nos muestra al rey meroita realizando ofrendas a los dioses egipcios.

En el año 635, los templos de Filé fueron clausurados al culto pagano. Los pequeños templos de la Baja Nubia vinculados a la diosa Isis, entre ellos Debod, fueron cerrados y abandonados. Nubia desapareció para el mundo occidental hasta que, 12 siglos después, viajeros y aventureros europeos redescubrieron sus antiguos monumentos.

Renacen los templos olvidados del valle de Asuán

Templo de Debod | 1839 | David Roberts | Litografía a color

Templo de Debod | 1839 | David Roberts | Litografía a color

Las primeras noticias modernas del templo de Debod datan del siglo XVIII. Hasta ese momento, el conocimiento que los europeos tenían de Egipto era una mezcla de realidad y fantasías basado en relatos biblicos, fuentes grecolatinas y noticias de peregrinos a Tierra Santa. La llegada de nuevos viajeros de mentalidad más científica y, sobre todo, la Gran Expedición de Napoleón y el hallazgo de la Piedra de Rosetta cambiarán esa visión y darán paso al nacimiento de la Egiptología.

A lo largo del siglo XIX, Egipto y Nubia se convertirían en el destino turístico favorito de las clases altas europeas y americanas y Debod era uno de tantos templos que debían ser visitados. Los recuerdos en forma de dibujos, acuarelas, fotografías o postales nos muestran el progresivo deterioro que sufrió el monumento, especialmente durante la segunda mitad de ese siglo. Entre 1850 y 1875 la fachada principal del templo y parte de la fachada norte se habían desplomado. Algunos años después, se cayó también el tercer portal.

Enterrados bajo las aguas del Nilo

Templo de Debod | Egipto | Grabado siglo XIX

Templo de Debod | Egipto | Grabado siglo XIX

En 1898 se inició la construcción de una presa en la Primera Catarata para regular el caudal del Nilo. Esta presa y sus posteriores elevaciones tendrían consecuencias dramáticas para los templos y sitios arqueológicos nubios que quedaron sumergidos bajo sus aguas. Con el fin de descubrir y registrar el patrimonio histórico afectado, entre 1907 y 1908, se llevó a cabo la primera campaña de salvamento arqueológico de Nubia, dirigida por G. Reisner. En las inmediaciones de Debod fueron excavados varios cementerios datados entre el Predinástico y la época cristiana. Al mismo tiempo, el Servicio de Antigüedades Egipcias acometió la restauración de varios templos, entre ellos el de Debod cuyos trabajos fueron dirigidos por Alexandre Barsanti, arquitecto y restaurador del Museo del Cairo. Tras la restauración, el egiptólogo alemán G. Roeder realizó la más exhaustiva documentación del monumento hasta la fecha.

Durante las siguientes décadas el templo permaneció sumergido durante 10 meses al año. Los relieves, pintados en la antigüedad, perdieron sus colores y las piedras, sometidas a la acción del agua, se deterioraron aún más gravemente.

Desmantelamiento de los templos de Asuán

Templo de Debod | Egipto | Desmantelamiento | 1960

Templo de Debod | Egipto | Desmantelamiento | 1960

En 1954, el gobierno de Gamal Násser anunció la construcción de una nueva y mayor presa en Asuán, unos kilómetros aguas arriba de la antigua. La presa formaría un inmenso pantano, el lago Násser, de 500 kilómetros
de longitud que anegaría poblaciones, monumentos y sitios arqueológicos, muchos de ellos nunca explorados. Cuando en 1970 las aguas del lago alcanzaron su nivel máximo, Nubia despareció de los mapas.

Mientras la nueva presa comenzaba a construirse, equipos de arqueólogos, arquitectos, ingenieros y restauradores de distintas misiones internacionales, englobadas en la Campaña de Salvamento de Nubia de la UNESCO, se distribuían por el valle en una carrera contrarreloj, porque en menos de 5 años, las aguas de la presa lo cubrirían
todo. Desmontar los templos y trasladarlos a sitio seguro era la tarea más urgente.

El Templo de Debod fue el primero en ser rescatado, en el verano de 1960. El desmontaje fue realizado por un equipo del Servicio de Antigüedades Egipcias, en colaboración con una misión polaca. Tras su desmontaje se realizaron 2 campañas de excavación durante los veranos de 1960 y 1961. Sin embargo, no todos los elementos arquitectónicos pudieron ser recuperados. Los bloques de arranque de los cimientos del templo fueron abandonados in situ, así como los restos de la terraza/embarcadero y la calzada de acceso. Los sillares del templo fueron depositados en la isla de Elefantina, frente a Asuán. Allí alineados junto a los de otros templos permanecieron durante 10 años a la espera de partir a su destino definitivo.

Llega a Madrid el Templo de Debod

Debod junto con los templos de Dendur, Taffa y Ellesiya habían sido designados por el gobierno egipcio para ser entregados a los países que más contribuyeran económicamente al salvamento de los monumentos nubios. En 1964, España solicitó formalmente el Templo de Debod a titulo de donación. La petición española fue aceptada en 1967. Al
año siguiente, un decreto de la República Árabe Unida otorgaba el templo de Debod al Estado Español.

Templo de Debod | Cajas en la Montaña del Príncipe Pío | 1969

Templo de Debod | Cajas en la Montaña del Príncipe Pío | 1969

Hasta la isla de Elefantina se dirigió en 1969 un equipo español encabezado por el arqueólogo y prehistoriador Martín Almagro Basch para hacerse cargo de la entrega, embalaje y transporte del templo a España. Los sillares fueron trasladados en barcazas Nilo abajo hasta Alejandría, donde se embarcaron en el carguero ‘Benisa’, que zarpó el 6 de junio rumbo a Valencia. Entre el 20 y el 28 de junio 90 camiones trasladaron las 1350 cajas que contenían las piedras del templo hasta Madrid, donde fueron depositadas en la Montaña del Príncipe Pío, después parque del Cuartel de la Montaña.

La instalación del Templo de Debod en Madrid se efectuó en 2 fases. En la primera, entre octubre y diciembre de 1970, se montaron los bloques originales del templo y sus 2 portales. También se diseñaron y plantaron los jardines que rodean el monumento. En 1971 se determinó reconstruir las partes perdidas del templo, especialmente el vestíbulo y la fachada principal, para asegurar la conservación de los relieves del vestíbulo y en general, de todas las estancias internas. Por la misma razón se decidió cubrir la terraza, evitando la entrada de agua al interior del edificio. Los trabajos prácticamente quedaron finalizados en junio de ese año. Sin embargo, todavía pasaría un año hasta que, el 20 de julio de 1972, fue inaugurado oficialmente. Una semana más tarde fue abierto al público. Hoy es uno de los lugares más visitados por los turistas y ya casi un símbolo de Madrid.

El Templo de Debod | Folleto visita | PDF

Vídeo | ‘Atardeceres espectaculares junto al Templo de Debod en Madrid (España)’ | Cicerone Plus




No hay comentarios

Añadir más

Deja tu opinión | ¡Nos interesa!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies (pincha el enlace para más información).

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: