La Verbena de San Antonio de la Florida | Madrid

Dice la tradición que la Verbena de San Antonio de la Florida es la primera verbena de Madrid y así lo reflejó en sus versos Antón ‘el de los cantares’, nombre con el que era conocido el poeta bilbaíno Antonio María de Trueba y de la Quintana, que dicen: “La primera verbena que Dios envía es la de San Antonio de la Florida”.

Así fue hasta que se instauró hacia 1918 la Verbena de San Fernando, el 30 de mayo, que se celebraba al final de la Calle de la Princesa cerca de la Plaza de la Moncloa. La Verbena de San Antonio volvió a ser la primera verbena de Madrid cuando en los años 60 desapareció esta última.

En las Fiestas o Verbena de San Antonio de la Florida se instalan puestos de comida y bebida en el Parque de la Bombilla y también se instalan atracciones de feria en los alrededores de la Ermita de San Antonio de la Florida como coches de choque, camas elásticas, tómbolas, hinchables para niños, etc. En el templete toca alguna banda para los más mayores y al caer la noche empiezan los conciertos en el escenario principal para los más jóvenes.

En los siglos XVII y XVIII la orilla izquierda del río Manzanares, a las afueras de la Puerta de San Vicente, era una agradable campiña muy concurrida por los madrileños los días de fiesta, como lo plasmó Francisco de Goya en algunos de sus magníficos cartones para tapices. Allí existía desde el siglo XVI un humilladero o ermita dedicada a la Virgen de Gracia y en él depositó un soldado una imagen de San Antonio de Padua, que durante un tiempo generó una popular Romería de Nuestra Señora de Gracia y de San Antonio. Después el santo alcanzó gran devoción popular y pasó a ser la Romería o Verbena de San Antonio que se celebra todavía el 13 de junio de cada año y es una de una de las tradiciones madrileñas más arraigadas.

Los ‘guinderos’ y el pan de los pobres

La Real Congregación de San Antonio ‘el Guindero’, conocida popularmente por los madrileños como ‘de los guinderos’, fundada en 1720 y con sede en la Iglesia de Santa Cruz al comienzo de la Calle de Atocha, repartía panes y cerezas en conmemoración de un milagro que nos recuerda un cuadro allí custodiado y que ilustra como un campesino con un jumento cargado de guindas o cerezas al desparramarse la carga por el camino pidió ayuda a San Antonio Abad y allí apareció un monje que le ayudó a recogerlas y le pidió que al final del mercado llevará un puñado a la iglesia y al hacerlo el campesino reconoció en la imagen del santo al monje que le ayudó.

Sobre los panecillos del santo, conocidos como pan de los pobres, dice la tradición que si se guardan todo el año no faltará el dinero en casa.

Modistillas en la Verbena de San Antonio de la Florida de Madrid en diferentes años del siglo XX

Modistillas en la Verbena de San Antonio de la Florida de Madrid en diferentes años del siglo XX

Los alfileres de las modistillas

Aunque en menor proporción que hace unos años, todavía en la actualidad las chicas solteras acuden a la Ermita de San Antonio de la Florida para echar 13 alfileres en la pila bautismal  y después poner la mano sobre todos los alfileres allí arrojados, porque la tradición señala que el número de alfileres que se queden pinchados al levantar la mano será el número de novios que tendrá la joven ese año. También hay que guardarlos en casa como los panes.

Es una costumbre tradicional de las antiguas modistillas del siglo XIX que desde finales del siglo XX también practican con la misma esperanza algunos jóvenes solteros.

Más información sobre La Verbena de San Antonio de la Florida | Madrid




No hay comentarios

Añadir más

Deja tu opinión | ¡Nos interesa!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies (pincha el enlace para más información).

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: